Amaranto Orgánico

Su cultivo se adapta fácilmente a muchos ambientes distintos, tiene un tipo eficiente de fotosíntesis, crece rápidamente y no requiere mucho mantenimiento.

El grano del Amaranto, al igual que la Quinua, es considerado como un “pseudo cereal”. El cultivo se adapta fácilmente a diferentes ambientes. “En Bolivia, la variabilidad de amaranto se distribuye desde los 17° 20´ hasta los 21° 28´ de Latitud Sur, y desde los 64° 13´ hasta los 69° 09´de longitud Oeste. Su distribución altitudinal varía desde 1866 hasta 3050 m.s.n.m.” (Rojas et al. 2010).

El Amaranto no contiene gluten, sin embargo, cuenta también con una excelente calidad de proteína, ya que es la única entre los vegetales de su tipo que contiene todos aquellos aminoácidos esenciales como la leucina, lisina, valina, metionina, fenilalanina, treonina, isoleucina y triptófano.
A la vez, presenta un alto contenido de lípidos y entre los ácidos grasos se destacan el ácido linoleico (18:2) conocido como omega 6 y el ácido linoleico (18:3); asimismo, tiene una gran cantidad de escualeno (síntesis de esteroides). En cuanto a los minerales se encuentran el fósforo, hierro, zinc y calcio. El grano es rico en vitaminas como riboflavina (B2), niacina (B3), tiamina (B1), biotina (H), beta-caroteno y ácido ascórbico fólico.

Derivados del Amaranto

El Amaranto boliviano actualmente cuenta con 2 derivados.

Image